Nos mudamos

Nos mudamos
Alec Vulturi and you

martes, 14 de diciembre de 2010

Hola!!!

Ahhh es la primera vez que hago un video jojo, espero comprendan que estaba algo nerviosa y porfa véanlo que es muy importante =) para mi claro.


video



Hagan clic en la flechita que esta arriba para ir al blog donde publicare desde ahora. Disculpen los inconvenientes, es solo que allí me siento como en casa, este era mi hogar provisional xD y por cierto ya hay nuevo cap en la nueva pagina.

Las quiero un monton…

Lu!!! 

jueves, 9 de diciembre de 2010

Capitulo 3


Esta noche es brillante, no la dejes ir.
Estoy maravillada,
Ruborizada hasta llegar a casa.
Estaré siempre preguntándome
Si sabes que yo estaba encantada de conocerte.

Taylor Swift


Día 5- Alec

Comenzamos a caminar por las callecillas empedradas. Al principio hubo un silencio algo incomodo por que ninguno de los dos sabia como actuar. Alec caminaban mirando mi ipod, ojeando la música que tenía mientras que yo observaba la callecilla, la gente que pasaba sin mirarnos, las tiendas pequeñas.
- Tienes a los Beatles- dijo Alec, mostrándome el ipod color verde y sacándome de mis pensamientos.
- Los conoces?- fue lo único que se me ocurrió preguntar y es que admitiré, estaba algo sorprendida por el inicio de la conversación y me encontraba con la guardia baja.
- Y quien no?- respondió con una sonrisa.- este corte- dijo mostrándome su cabellera color marron, con un dedo- es gracias a ellos.- después de aquel comentario los dos reímos al unísono.
- Debes de ser un gran admirador entonces- respondí, aun viendo sus cabellos castaños.
- Nahh es broma- dijo el y comenzamos a alejarnos del centro de la ciudad- yo voy mas para la música clásica.
- Enserio? Tocas algún instrumento?- pregunte.
- El piano.- al decirlo lo mire a los ojos y el sonrío levemente- y tu tocas algo?- negué levemente con la cabeza.
- Trate con todo, mi madre siempre quiso que fuera como mi tía, una gran música, pero nunca lo logre, los instrumentos no son lo mío.
- Todo? Y no eras buena en nada?- negué con la cabeza y le sonreí. No era una cosa de la que me molestara decir que no era buena. Las personas siempre eran buenas en algo, Alex en los deportes, Emily en los estudios, yo en la pintura y en que era bueno Alec?
- Toque violín hasta los 13 pero nunca fui buena, es mas, si ahora me das uno ni sabría como tocarlo
- Guitarra- dijo el retándome
- A los 14, no dure mucho tampoco, aun que tengo una guitarra eléctrica, jamás la toque.
- Mmmm flauta.
- En el colegio desde los 7 hasta los 10, no resaltaba mucho así que lo deje.
- Piano?- pregunto con un tonito de suplica.
- Pues ese logre dominarlo un poco, hasta ahora se tocar “para Elisa” de Beethoven- dije como si fuera un gran logro y Alec rió un poco. Me gustaba su risa, era tan melódica que jamás me cansaría de escucharla
- Sabes la historia de esa canción?
- Pues no, cuéntamela
- Beethoven tenia una estudiante que le gustaba mucho. Ella quería aprender a tocar el piano pero Beethoven siempre hacia canciones muy complicadas así que un día, ella le pidió que hiciera una fácil y especial para ella.
- Entonces supongo que la estudiante era Elisa.
- Si se podría decir
- Por que podría decirse?
- Por que el verdadero nombre de esa chica era Teresa, no Elisa. Pero eso ya es otra historia- hablo.
- Ya veo por que te reías- Dije frunciendo el seño levemente después de un rato- aprendí a tocar la canción mas fácil- al terminar la frase me reí de mi ingenuidad y Alec solo asintió levemente.
Después de eso el hielo se rompió entre nosotros, comenzamos a hablar sobre, música, arte, de la ciudad y de todo lo que nos gustaba hacer. Descubrí que Alec era muy culto, había viajado por muchos lugares del mundo y sabia muchos idiomas, entre ellos, ingles, italiano, español, francés y hasta un poco de portugués. También me hablo de las dos chicas con las que había estado el día que nos vimos por primera vez. Una se llamaba Jane y era su único familiar mientras que la otra se llamaba Nicole y según Alec era solo su amiga pero en su mirada podía ver algo mas. Aun así no quise preguntar, no quería sentir la desilusión que sentí cuando supe que Teo tenia novia, no quería tortúrame, así que trate de cambiar el tema a mi favor.
- yo también tengo un hermano mellizo- dije y el me miro sorprendido
- no puedo creer las cosas que tenemos en común- dijo algo pensativo
- no tenemos muchas cosas en común Alec.- dije algo apenada. A comparación de Teo, Alec era muy diferente a mi, no le gustaba fumar, no le gustaba la música que yo escuchaba, sabia muchas mas cosas que yo y al parecer era mucho mas madura. Entonces, si era tan diferente por que había algo en el que me atraía desde el momento en que lo vi?
- Claro que si, te gusta observar las cosas y a las personas al detalle para saber como son igual que a mi, tienes un hermano igual que yo, te gusta leer y también tienes mi misma edad- dijo con una sonrisita- y que decir que también tocas el piano
- Solo una canción- dije algo apenada.
- Esta bien, no tenemos cosas en común, pero las personas que tienen muchas cosas en común tienen una relación aburrida.- levante los ojos y lo mire atónita. Había dicho la palabra “relación”? a que se refería, quería tener algo con migo o solo se refería a la “relación de amigos”. No me atreví a decir nada con temor a decir algo estúpido. Algo en lo que yo me caracterizaba es que, siempre que estaba nerviosa decía algo tonto y malograba todo, así que solo atine a asentir levemente.
Alec paro en seco y yo levante la mirada para ver por que se había detenido. Descubrí dos cosas, ya era casi las 6 de la tarde y ya habíamos llegado hasta la central de buses que me llevarían a casa.
- Pero mira que rápido se ha pasado el tiempo- dije viendo mi reloj, eran cuarto para las 6
- Cuando la pasas tan bien con alguien, suele pasar eso- dijo el con una sonrisa. Yo le sonreí de igual manera mientras escuchaba la primera llamada del ultimo autobús.
- Tengo que irme- dije y el asintió con la cabeza.- pero antes- me arme de valor antes de hablar- dijiste que te gustaba ver a las personas al detalle para conocerlas mejor.- el asintió nuevamente- que conclusión sacas de mi?
- Que quiero conocerte mas Effy Ferrel- dijo con una sonrisa, me dio un leve beso en la mejilla. Sus labios estaban totalmente fríos y el contacto con su piel hizo que me estremeciera. Se que me sonroje, así que solo pude sonreír y subir al bus en silencio. Yo también quiero conocerte mas, Alec Vulturi- dije para mis adentros mientras me sentaba y el carro comenzaba su marcha.
Lo que paso cuando llegue a casa fue una regañada de película, Teo había llegado media hora antes y había ido directamente a mi casa para preguntar como había llegado pero al descubrir que yo aun no llegaba todos se habían preocupado de sobre manera. En verdad no me importo, deje que todos me regañaran, yo estaba en mi mundo, pensando en Alec, en la salida de hoy y esperando a que sea mañana. Después de que todos me dijeran lo mal que me comporte me limite a decir un – lo lamento, no volverá a pasar- y me dirigí a mi habitación. Al llegar me eché en mi cama y comencé a ver las estrellas. Saque mi ipod, lo prendí y descubrí que estaba en notas . Alec me había dejado algo, cuando lo había escrito? , que yo no me había dado cuenta: Nos vemos mañana Effy
Al terminar de leer la frase sonreí y comencé a escuchar a los Beatles. Pero mi relajación no duro mucho, al instante sonó mi celular y tuve que salir de mis pensamientos.

- Halo?- pregunte
- Donde te metiste?- pregunto Teo al otro lado de la línea
- Hay lo siento Teo, se que debí de decirte- dije con un tono de disculpa.
- No contestaste, donde te metiste?- pregunto nuevamente pero por alguna razón y como lo había hecho también con mi familia obvie a Alec por completo.
- Fui a dibujar al mercado y se paso el tiempo
- Enserio?- pregunto el poco convencido.
- Si, enserio Teo- dije algo irritada, no le tenía que dar ninguna explicación.
- Mañana nos vemos?- pregunto
- No llega tu novia?- le respondí con una pregunta tratando de no parecer muy seria.
- Pues si, pero no e quedado en nada con ella aun.- se excuso el
- Mmm quisiera conocerla- mentí- pero no podré mañana, prefiero no salir para que mis abuelos se calmen un poco, ya sabes, están molestos por lo de hoy- mentí nuevamente.
- Oo ya veo, no te preocupes, pero si vas a la ciudad por algún motivo, pasas por el cafetín si?
- Claro Teo, adiós
.....................................

Hola chicas, se que el capitulo es pequeño, es que ya estoy en exámenes y no tengo mucho tiempo que digamos pero apenas salga de vacaciones publicare, lo prometo!!!

Las quiero,

Lu

PDT: Ahh y antes de que me olvide, les recomiendo esta pagina, es de Danhy. Es una historia fuera de lo común, les va a encantar, a mi me encanto: 
  
 http://reflejoenellago.blogspot.com/

jueves, 2 de diciembre de 2010

Capitulo 2




Ya no estoy tan confusa como ayer,
Solo la ilusión trae desilusión
Y es tan fácil de caer…

Shakira


Día 5- Alec

Toque el timbre de la casa dos veces antes de que su voz tan conocida gritara un – ya va. Espere tan solo unos minutos y Teo abrió la puerta algo despeinado y aun en su pijama color azul.

-       Effy? Que haces aquí?- pregunto sin saber el porque de mi visita
-       Lo siento, se que es muy temprano pero quería saber si tu mandaste esto- dije mostrándole la bolsita de terciopelo granate. El la observo por unos instantes.
-       Si yo la hubiera mandado hubiera puesto tu nombre y no para la muchacha de los cabellos negros- dijo el con una semi sonrisa.- pero porque? Que había en esa bolsa?- pregunto. Abrí la bolsita y saque mi ipod y se lo entregue.
-       Todo lo que me robaron hasta el dinero, ni un billete menos. Y también esta mi bicicleta guardada en la cochera. Pensé que fuiste tu- dije rápidamente
-       Vaya- dijo asombrado.
-       Lo se!- dije igual de asombrada aun no entendía quien pudo haber echo esto, era muy raro.
-       Tal vez uno de los hombres se arrepintió- dijo, yo al instante lo mire con mala cara y el se encogió de hombros- solo decía.
Todos estos días en los que estuve escondida en casa Teo la paso allí, dándome todo su apoyo y haciendo que olvidara por momentos aquello que me daba tanto temor. Es por eso que ahora sentía que podía confiar en el y hasta lo consideraba mi amigo, gracias a ello, saque la pequeña carta y se la mostré.
-       También venia esto- dije y el la comenzó a leer.
-       Mmm todo esto es confuso- hablo
-       Lo se,  Alex pensó que fuiste tu, por eso vine en cuanto me vestí, pero ahora creo que…
-       Que, que?
-       Recuerdas que te conté sobre aquel chico que me ayudo a pararme
-       Si, pero como averiguo donde vivías y lo mas raro de todo, como supo lo que te robaron
-       No…no lo se, por eso creo que es poco probable- dije y observe a Teo, tenia la mano en la cabeza, esa pose tan familiar que tenia desde niño cuando se ponía a pensar. 
-       En verdad no importa- le dije y el me miro algo confundido- confiare en lo que dice la carta, ya no me quiero esconder más!- Teo sonrío ampliamente
-       Me parece perfecto por que justo hoy tengo toda la mañana libre.
-       Entonces que esperas? Ve a bañarte mientras les pregunto a mis hermanos si quieren venir.
-       Genial- dijo con una gran sonrisa y serró la puerta. Regrese a la casa y hable con mis hermanos.
-       Lo siento Effy pero hoy es lunes y comienzan mis clases de baile- dijo Emily
-       Y yo conseguí un trabajo  de medio tiempo en la cafetería donde trabaja Teo- dijo Alex
-       Aaa ya veo- dije algo desganada.
-       Pero nos puede llevar verdad? No quiero ir caminando hasta la ciudad- dijo Emily
-       Claro que los llevara hermanita- dije con una sonrisa y abrase a mi hermana. Debía de admitir que desde aquel accidente nuestra relación había mejorado de sobremanera.

Teo llego después de media hora y nos llevo a la ciudad. Aparco su carro negro  en uno de los estacionamientos y cada uno fue a lo suyo, mientras  que Teo me llevaba a un tour por las iglesias. Yo ya conocía las zonas turísticas pero no había  entrado a las iglesias hace tanto que ya había olvidado cuan hermosas eran. Ya estábamos por la mitad del recorrido así que di un vistazo rápido a ver si alguien que conocía estaba cerca, pero todos eran rostros desconocidos. Abrí mi bolso y saque una cajita pequeña de color plata.

-       te importa si fumo?- le pregunte, el me miro algo sorprendido pero luego sonrío
-       pensé que eras una niña buena- dijo el
-       no por el echo de que fume soy una niña mala- respondí
-       no solo lo decía por los cigarros. Pero claro,  por mi no hay problema, siempre y cuando me des uno también. – le sonreí. Era lindo saber que tenia cosas en común con Teo aun que sea solo fumar. Le entregue un cigarrillo, saque mi encendedor zippo color morado, aquel que tanto me gustaba y encendí mi cigarrillo.
-       Por que mas lo decías?- le pregunte mientras el encendía  su cigarro y yo daba mi primera pitada. Era tan gratificante fumar después de casi una semana de ausencia.
-       Por el tatuaje que llevas detrás de la oreja- dijo el con una sonrisa. Toque instintivamente la zona donde estaba la pequeña libélula.
-       Como lo viste? Siempre llevo el cabello suelto- hable rápidamente
-       Hoy cuando llevaste el pequeño bolso se te vio. Hace días también lo vi pero poquito, hasta hoy no sabia lo que era. Que significa?
-       Mi mejor amiga se fue hace un año a vivir a otro estado así que antes de que lo hiciera… quisimos hacernos algo que afianzara nuestra hermandad.- dije con una sonrisa de melancolía.
-       Es muy bonito. Pero supongo que tu madre dio un grito al cielo cuando lo vio- dijo Teo
-       Y si que lo hizo, creo que hasta ahora no me lo perdona pero en verdad no importa, no me arrepiento de habérmelo hecho. – caminamos en silencio hasta llegar a un pequeño parque. Aun que el viento soplaba fuerte decidimos sentarnos en una de las banquitas de piedra. – tu tienes uno?- le pregunte después de un largo rato.
-       Si- contesto el, con un tono que no supe descifrar, acaso no le gustaba su tatuaje?
-       No te vez conforme
-       Y es que no lo estoy, ese tatuaje me trae malos recuerdos- dijo sin mirarme, solo observaba a la nada y yo entendí a la perfección  que en  ese mismo instante estaba recordando.
-       Y que recuerdos te trae? Claro solo si quieres decirme.- el sonrío levemente e inicio
-       Cuando tenia 16…
-       Ósea hace casi dos años- aclare
-       Si, cuando tenia tu edad- recalco el con un tonito burlón.
-       No pareces que vas a cumplir 18, hasta Alex se ve mucho mayor que tu
-       Es por que yo no soy el  coreback de ningún equipo de fútbol americano- reí un poco, había logrado deshacer la tensión entre nosotros.
-       Bueno prosigue con tu historia- lo alenté
-       Cuando tenia 16 me cambie de colegio y comencé a salir con una chica, éramos muy compatibles y nos llevábamos bien, me gustaba que fuera diferente a las demás
-       A que te refieres con diferente?
-       No le importaba lo que pensaran los demás de ella, hacia lo que hacia por que a ella le gustaba y no por que alguien se lo pedía
-       A ok, entendí.
-       Me presento a su hermano que tan solo era dos año mayor y nos hicimos muy buenos amigos.- suspiró y me miro a los ojos por primera vez. -  ellos me enseñaron a consumir marihuana.- al decirlo me quede helada, mas de lo normal. Aun que fumara jamás me había drogado y prefería mantenerme alejada de ese tipo de personas, pero acá estaba Teo, mi único amigo en Volterra y había terminando siendo drogadicto, demonios!
-       Effy por tu cara veo que te has sorprendido- dijo el con una risita pero yo me quede estática y seria.
-       Drogarse no es una broma Teo.
-       Y nadie dice que lo sea, pero tranquila, ya no lo ago más.
-       Y desde cuando?- pregunte aun algo desconfiada
-       Desde que paso lo del tatuaje y si no me dejas contarte, te quedaras con la duda- dijo con algo de severidad.
-       Esta bien- dije y me calle por completo
-       El hermano de Maya  se hizo muy amigo mío igual que todo su grupo y pronto me incluyeron en el. Cada fin de semana la pasábamos de fiesta en fiesta en Florencia. Y cuando supieron que ya estaba listo me pidieron que me hiciera la marca del grupo.
-       El tatuaje- dije bajito
-       Exacto, descubrí que Maya también lo tenia y en verdad la quería tanto y me divertía tanto con ellos que no la pensé dos veces y me lo hice.
-       Entonces que paso?
-       Desde ese día todo cambio Effy, el grupo ya no era el mismo o tal vez así eran de verdad.
-       Pero que hacían?- pregunte con mas intriga que nunca. Teo hizo una mueca de tan solo recordarlo
-       En síntesis eran enfermos.-  por su voz pude notar que me ocultaba algo. No quería decir lo que ese grupo hacia así que, preferí no insistir en el tema así seria menos incomodo para el.
-       Y que es lo que hizo que te alejaras de ellos o aun los vez?- pregunte algo asustada por la respuesta que me daría. El negó con la cabeza levemente.
-       Un día de esos me arrestaron por posesión de droga igual que a los otros. Como Maya y yo éramos los únicos menores de edad salimos con ayuda de nuestros padres. Me prometí a mi mismo ese día que no volvería con ellos y se los hice saber.
-       Así que desde ese día no tienes contacto con ellos? Ni con Maya?
-       Con Maya si, aun sigue siendo mi novia.- Al decirlo sentí una punzada inesperada, algo que me pedía averiguar mas sobre aquella chica.
-       Ooo vaya- fue lo único que me salio, a pesar de todo lo que quería preguntar, tome un tiempo prolongado para formular alguna pregunta – pero ella no vive con su hermano? Como haces cuando vas a su casa?
-       Ella no vive con Philip y ya nadie sabe nada de el, después de el arresto, a el le encontraron muchas mas cosas, lo metieron a la cárcel y no tardo en escapar pero nunca regreso aquí.
-       Asuu que complicado.- los dos nos quedamos en silencio total por unos minutos.- y ahora donde esta Maya?
-       Fue a pasar toda la semana con su abuela, en Florencia- dijo el con total normalidad y sentí algo de decepción, Teo solo la había pasado con migo estos días por que no tenia con quien mas pasarla, su noviecita estaba a 3 horas de Volterra.
Cambiamos de conversación, yo estaba decepcionada y aun que no tratara de demostrarlo con mi actitud, sabia que se me veía desganada. Almorzamos algo ligero y seguimos hablando de cosas sin sentido, lo único que quería en ese momento es que el tiempo se pasara para que al fin pudiera estar sola. Después de el almuerzo fuimos al cafetín donde Alex y Teo trabajaban, al entrar mi hermano ya se había ido, maldije por lo bajo, como se le ocurría dejarme en estas circunstancias?  
-       No quedaron en como regresar?- pregunto Teo
-       No, pero no te preocupes yo le llamare.
-       Sino no lo encuentras, regresas aquí o sino puedes tomar el autobús.
-       A si, si, claro, el autobús.- hable casi sin concentración, se me acababa de ocurrir una idea. Me despedí rápidamente de Teo y apenas salí de la cafetería llame a Alex.
-       Donde estas? Te estamos esperando en la parada del autobús- dijo algo molesto, a Alex le irritaba mucho esperar a la gente.
-       Lo siento se me hizo tarde, pero vayan, yo ya iré con Teo más tarde
-       Bueno- dijo Alex malhumorado y colgó.
Comencé a caminar por las callecillas, al fin estaba sola, al fin podía pensar en paz. Trate de no meterme en calles muy oscuras y al cabo de 10 minutos ya había llegado al mercado. Me senté en una de las graditas de piedra y comencé a observar todo. Ese era el lugar perfecto para dibujar algo, pensé mientras sacaba de mi bolso mi cuaderno de dibujos y un lápiz, jamás salía sin eso.
No era tan buena dibujando, debo admitir pero por lo menos al hacerlo me sentía libre y relajada. Comencé a hacer un bosquejo de el pequeño mercado que mas que un mercado eran barios puestitos en una calle al aire libre. Ya había pasado casi una hora y ya estaba por concluir mi dibujo cuando levante la mirada y lo vi. Estaba allí, el chico que me había ayudado a pararme  hace unos días, caminaba entre la gente como si buscara algo o alguien. No lo había podido percibir antes pero era muy lindo, tenia el cabello castaño, una piel muy clara y rasgos perfectos y finos. Lo extraño era su traje, digo, no  era freaky pero si anticuado, parecía vestir la ropa que hubiera utilizado mi abuelo cuando tenia su edad.
Se acercaba con rapidez pero no me había visto, comenzó a subir las gradas y justo cuando estaba en el peldaño donde yo estaba sentada, hable.

-       Hola- dije algo bajito, el chico paro en seco y me miro, yo aun seguía sentada en la grada así que tuve que levantar la vista para verlo.
-       Me hablas a mi?- pregunto. Me pare y trate de responder con toda la seguridad posible.
-       Si
-       Me conoces?- pregunto frunciendo el seño como si algo en mi le desagradara.
-       Bueno, tu fuiste el chico que me ayudo a pararme, no se si lo recuerdas solo quería agradecerte….- el chico se quedo mudo aun tenia ese rostro de desagrado que empezaba a molestarme- gracias.- dije después de un rato
-       No hay de que- dijo, relajo el rostro y reinicio su caminata.
-       Espera- dije mientras lo tomaba del brazo que por cierto estaba muy duro.  Me miro algo extrañado pero mas que todo sorprendido.
-       Que?- pregunto. Saque de uno de los bolsillos de mi chaqueta mi ipod.
-       No se como lo hiciste pero se que fuiste tu, te lo agradezco mucho- dije mostrándole el ipod. Ahora el muchacho si que se veía sorprendido.
-       Yo no…- trato de decir.
-       No te preocupes, no preguntare como lo hiciste solo gracias- volví a decir, el se relajo mas que antes, ya no estaba tenso y hasta sonrío ligeramente a lo que yo sonreí igual.
-       Alec- dijo entregándome la mano en forma de saludo, respondí con un leve apretón de manos y descubrí que su mano seguía igual de fría.
-       Effy- dije con una ligera sonrisa. Me senté en la gradita y el, para mi sorpresa hizo lo mismo.
-       Que te trae por acá?- pregunto observando el mercado.
-       Estaba dibujando- dije mostrándole el cuaderno.
-       Puedo ver?- pregunto y antes de que yo respondiera ya tenia mi cuaderno de dibujo en sus manos,  abrió el cuaderno y apenas vio mi dibujo arrugo la nariz.
-       Si no te gusta solo dilo no hagas muecas- dije con seriedad. El me miro a los ojos.
-       No, no es que no me guste, el dibujo esta  casi perfecto es solo que el olor del mercado no me agrada mucho por eso trataba de salir rápido de aquí.- se escuso. Yo sonreí
-       O ya veo, a mi tampoco me agrada mucho este aroma pero este era el lugar perfecto para comenzar a dibujar
-       Enserio eres muy buena- dijo ojeando los dibujos.
-       Gracias.- al terminar de ver todos los dibujos que no eran muchos, me miro con una leve sonrisa.
-       Que harás ahora?- pregunto
-       Pues no se, supongo que nada- dije con total sinceridad.
-       Te apetece caminar?- pregunto con algo de timidez.
-       Claro - dije con una semi sonrisa
-       Perfecto- dijo se paro rápidamente, me ayudo a pararme como todo un caballero y me entrego el cuaderno.

Florencia Toscana – Iglesia abandonada de Santo Paolo (3 pm)

Los dos hermanos caminaban muy rápido por los pasillos de piedra, iban tarde y la impuntualidad era lo que menos le gustaba a su líder. Abrieron la puerta del gran salón en forma circular y descubrieron que ya todos los miembros estaban sentados y expectantes a lo que su gran líder decía. Este al ver a los dos hermanos se paro de su trono.
-       Los estaba esperando- dijo el hombre con una voz fría y distante. Era alto, tenia el cabello oscuro, los ojos grisáceos como todos y una cicatriz en el costado de su labio superior que demostraba la dura batalla que había tenido para ganar ese puesto. Los hermanos  agacharon sus cabezas en forma de reverencia y sumisión.
-       Lo sentimos señor, tardamos mas de lo esperado- se escuso el hermano mayor que por fin miraba a su líder,  mientras que su hermana tenia la mirada baja, no podía ver los ojos de su gran líder, aun tenia miedo de hacerlo. Ella había sido convertida hace una semana y no estaba acostumbrada a todo esto de las jerarquías, a ser sometida a un líder que podía hacer con ella lo que el quisiera.
-       No hay excusas para llegar tarde a una junta de la corte Philip y tu lo sabes bien- dijo su líder Paolo con la voz muy severa.- solo espero que traigan noticias buenas sino juro que lamentaran su tardanza- dijo Paolo que ahora tocaba el rostro de la joven hermana y levantaba su quijada para que al fin ella pudiera ver sus ojos. El cuerpo de  Philip se tenso al sentir que Paolo ponía las manos sobre su hermanita, pero no podía hacer nada así que solo observo con impotencia como se desenvolvía ella – dime Maya, tienes noticias buenas para mi?- le pregunto en un susurro. Maya no pudo evitar temblar al pensar que Paolo era una serpiente que ya estaba enzima de su presa, ella.
-       Si señor- dijo aguantando la respiración. Paolo se alejo de ella unos pasos
-       Entonces habla que todos estamos expectantes.
-       La muchacha ya llego a Volterra.
-       Es igual a su madre?- pregunto Paolo esta vez a Philip
-       Es muy parecida señor- Paolo sonrío con nostalgia.
-       Por que no la trajeron entonces?- pregunto Paolo algo malhumorado
-       Usted dijo….- hablo algo confundido Philip. Paolo lo corto con la mano.
-       Se lo que dije- hablo el tratando de tranquilizarse pero no podía, quería tener a la muchacha ya.- la vigilaron?- pregunto ya mas tranquilo
-       Poco señor- admitió Maya con total sinceridad y el rostro de Paolo se congestiono, estaba a punto de reventar. Philip se preparo para lo peor. Si Paolo tocaba a su hermana, el lo atacaría, no importa si eso le costaba la vida. - Sufrió un incidente el primer día- dijo rápidamente Maya- desde entonces no a logrado salir de su casa.- hablo ahora con un poquito mas de seguridad al ver que el rostro de Paolo volvía a su color oliváceo otra vez.
-       Pero esta siendo observada por uno de los nuestros señor- agrego rápidamente Philip temiendo que el carácter de su líder cambiara repentinamente y maltratara a su pequeña hermana.
 --------

Hola!!!! Gracias por los 9 comentarios en el primer capitulo. Aquí les dejo el siguiente, espero que les guste y hasta el próximo jueves, claro que si hay tantos comentarios como en el primer capitulo, publicare lo mas pronto posible. También anímense a visitar mi otro blog que ya tiene el tercer capitulo publicado.

Saludos,
Lu!! 

jueves, 25 de noviembre de 2010

Capitulo 1


Ven alto
Para sentir la brisa.
Limpia tu corazón.
Tu alma grita.
La paz está cerca.
Acaba con las dudas.
Ven, acompáñame.
Vamos juntos a sobrevivir.

Gisel

Día 1- llegamos a Volterra

Vi por la ventanilla del auto, no había vuelta atrás, habíamos llegado a Italia  y ya no podíamos regresar a California. Estaba segura que estos serian los dos meses mas largos y aburridos de mi vida junto a mis abuelos y hermanos. Pero ya no podía hacer nada, mamá había decidido mandarnos aquí, a este invierno perpetuo mientras ella disfrutaba con su nuevo esposo el verano de California. No la culpaba por querer estar sola con Peter pero había sido una exageración total mandarnos hasta Volterra para tener un poco de intimidad con el. No es que no me guste Volterra, pero es solo un pueblo, antiguo y aburrido, sin nada que hacer. Y mis abuelos, no son los típicos ancianitos buenos y tiernos que te conceden todo, por lo menos mi abuelo no, así que vivir con ellos, dos meses enteros seria un total reto para alguien como yo.

-          vas a bajar o no?- pregunto Alex ya afuera del auto, lo mire malhumorada y salí del carro. Estaba lloviznando así que me puse la capucha de la casaca azul que tenia puesta y comencé a sacar mis maletas.
-          Tranquila Effy solo son dos meses- dijo Alex y me dio dos palmaditas en la espalda. Alex era mi mellizo y la verdad nos llevábamos bien pero éramos muy distintos. El tenia el cabello rubio, ojos azules y era todo un deportista alto y fornido. Yo era pequeña, delgada, tenia el cabello negro y ojos marrones y claro esta, que no era nada deportista y tampoco muy aplicada, la prodigio de mi familia era mi hermana Emily, tan solo tenia 12 años pero ya había leído mas libros que yo e incluso sabia mas de matemáticas. Era rubia, tenia una que otra pequita y los ojos igual de azules que los de  Alex.
-          Espero que se pasen rápido- dije con una semi sonrisa mientras caminaba en dirección a la casa.
-          Yo en cambio espero que pase muy lento, hace mucho que no veo a los abuelos- dijo Emily. Mencione que era algo pesada y metiche? Pues lo es.  La mire algo irritada pero no dije nada y seguí mi caminata hasta la casa.
-          Effy, no pongas esa cara cuando veas a la abuela- dijo Alex con la voz un tanto severa.
-          Como sea- dije y camine a la casa, no estaba de humor para que mi hermano me dijera como comportarme.
La casa quedaba a las afueras de Volterra, era una gran casa con un gran área verde, lo único malo es que estaba muy alejada del pueblo y por ende, no tenia Internet ni cable. Toque la puerta unas dos veces y al instante mi abuela salio a recibirnos.
-          Elizabeth!- dijo y me abrazo con cariño
-          Effy abuela, Effy- hable mientras me alejaba de ella. Detestaba que me llamara Elizabeth, ella era la única persona que aun lo hacia.
-          Ooo lo siento cariño- dijo ella y me dio un besito en la mejilla.
-          Abuela!!- grito mi pequeña hermana y la abraso con cariño. Antes de que comenzara la escena de llanto y reencuentro preferí ir a mi habitación.
-          Y el abuelo?- pregunte antes de subir
-          Esta en la parte trasera- dijo indicando el huerto. No dije nada mas y subí a mi cuarto. La casa de mis abuelos, era muy grande y contaba con varias habitaciones pero la mía por derecho era la habitación del ático. De pequeña siempre me había gustado dormir allí. Aun que no había una cama siempre llevaba mis mantas y lograba hacer una provisional. Ahora que era mas grande y siempre tenia la persistencia de que esa fuese mi habitación, mis abuelos me la concedieron. Subí por unas graditas de caracol, abrí la puerta y allí estaba el cuarto que siempre había soñado con tener. Era completamente hecho de madera pero tenia algunas paredes pintadas de blanco. justo enzima de mi nueva cama había un gran “traga luz” que me dejaría ver las estrellas en la noche. No aguante mas. Deje mis cosas y baje lo mas rápido que pude. Fui al huerto y sin decirle nada a mi abuelo lo abrase.
-          Effy- dijo el con una gran sonrisa y un tanto sorprendido por mi ración. Pues verán, yo no era muy cariñosa, me cuesta bastante serlo, pero haría una excepción en esta ocasión.
-          Gracias abuelo- fue lo único que dije.
La mañana paso tranquila, había dejado de llover y gustosa ayude a mi abuelo a recoger algunas frutas del gran huerto hasta que la abuela nos llamo a almorzar.  Después de eso subí a mi habitación a cambiarme de ropa. Cuando entre encontré a mi hermana echada en mi cama, con sus maletas tiradas por doquier.

-          que haces aquí?- le pregunte
-          pues yo también quiero dormir en el ático- dijo ella y sonrío, sabia que quería molestarme pero no lo conseguiría.
-          Mejor lárgate Emily, no estoy para pelear- dije y la moví de mi cama bruscamente
-          Torpe!- chillo ella y salio corriendo, mientras tanto yo me vestí con unos jeans limpios. Estaba a punto de cambiarme el polo cuando regreso Emily, estaba vez con mi hermano.
-          Y ahora que mentira te dijo?- le pregunte a Alex
-          Eres una infantil, no puedo creer que pegues a Emily solo por que quiere dormir con tigo!- grito el
-          No la pegue!- replique
-          Si, lo hiciste! Y me dijiste palabras feas- dijo ella escondiéndose detrás de mi hermano.
-          Que mentirosa que eres Emily!- grite, tome mi ipod y salí de la habitación rápidamente. Estaba tan molesta que solo quería salir de allí.
-          A donde vas?- pregunto mi abuela al ver que sacaba la bicicleta
-          Al pueblo un rato- dije molesta- la abuela me dio algo de dinero.
-          Es tu hermanita y quiere estar con tigo, solo que no sabe como tratarte- dijo la abuela
-          Tu también!- dije molesta y salí rápidamente sin despedirme.
Me puse los audífonos y comencé a escuchar música a todo volumen, no me importaba si quedaba sorda. Desde la casa hasta el pueblo eran por lo menos 2 horas caminando y de  30 a 40  minutos en bicicleta pero yo lo hice en 20 minutos. Me encantaba correr a toda velocidad para sentir el viento en mi rostro, el frío del invierno en mi piel. Al llegar baje de la bicicleta y comencé a caminar mientras la llevaba. Volterra tenia infinidad de callecillas así que como no tenia hora de regreso me permití perderme en ellas. Comencé a caminar sin rumbo alguno, llegue a algunas pequeñas placitas y comencé a adentrarme a callejones mas oscuros y pequeños, llegue a uno muy oscuro a pesar de ser solo las 4 de la tarde, ya había recorrido gran parte del trayecto cuando a unos 5 metros míos se abrió una puerta y de ella salieron 2 hombres, por su forma de caminar parecían ebrios, trate de subir a mi bicicleta para salir lo mas rápido posible de allí pero los nervios me fallaron, hice que mi bicicleta se cayera y los hombres se dieron cuenta de mi presencia. El corazón me latía a mil, sentía mucho miedo, mi cabeza me decía que saliera corriendo de allí pero mi cuerpo estaba totalmente petrificado.
-          A quien tenemos aquí?- pregunto uno de los hombre y se acerco. Era alto y fornido, talvez tendría unos 20 años. Se acerco mucho mas a mi y me sonrío maliciosamente- es una chica Tony y esta rebuena- dijo el y el otro comenzó a reír y a acercarse mas. Era ahora o nunca, di un paso para atrás y quise correr pero el hombre me agarro con fuerza el brazo e hizo que girara bruscamente.
-          A donde crees que vas?- pregunto con su rostro a unos centímetros del mío, sentí su aliento a licor y trate de voltear la cara.
-          Por favor, déjeme, por favor- dije mientras las lagrimas comenzaban a salir.
-          No tan rápido muchachita- dijo el  hombre mas gordo y feo- tu tienes algo para nosotros. – al decirlo, el hombre mas alto comenzó a tocar mis bolsillos. Saco el dinero que me había dado la abuela, mi celular y mi ipod.
-          Yo ya saque todo lo que quería, si quieres diviértete con ella Tony, pero procura que no grite- dijo el hombre
-          No, por favor- dije llorando. Tony el gordo me jalo de los hombros y me pego contra una pared fría y húmeda mientras el otro hombre se iba corriendo y regresaba a la casa.
-          Tranquila que en verdad nos vamos a divertir- dijo el gordo mientras trataba de besarme.
Sin pensarlo dos veces reuní todo el valor que tenia y le golpee con la rodilla lo mas fuerte posible. El hombre grito de dolor mientras tambaleaba y caía a un costado mío. Salí corriendo lo mas rápido posible hasta el otro lado del callejón. Al salir me encontré en una calle mucho mas transitada, había un montón de restaurantes  y gente caminando por do quier, yo no paraba de llorar y correr. Sin darme cuenta choque con algo duro y caí al suelo golpeándome fuertemente la cabeza. Cerré los ojos instintivamente,   estaba asustada,  acaso  Tony y el otro hombre ya me habían encontrado?
-          Fíjate por donde caminas  horrible mundana!- dijo la voz de una chica. Abrí los ojos con cuidado y los vi. Eran tres jóvenes, parecían de mi edad. La que me había hablado era rubia y tenia el cabello largo y suelto mientras que la otra, también rubia lo tenia bien recogido y el chico que estaba a su costado tenia el cabello marrón. 
-          Auu- se me escapo decir y toque mi cabeza mientras las lagrimas no paraban de salir de mis ojos.
-          Te encuentras bien?- pregunto el muchacho y me tendió la mano para que pudiera pararme, era algo extraño, me estaba ayudando pero su rostro demostraba tensión mucha tensión.
-          Que te pasa, por que la tocas, que no viste que me empujo?- pregunto la rubia. El chico la miro con una mirada asesina y me ayudo.
-          Que no vez que le pasa algo- dijo con calma y relajando el rostro. El contacto con su mano era muy fría, pero era de esperar con pleno invierno en Volterra.
-          Ese no es nuestro problema, vámonos Alec- dijo la otra muchacha con frialdad y sin que me dijeran alguna palabra mas desaparecieron entre la multitud. El chico me miro una vez mas con una mirada de pesar y desapareció también. Por un instante había pensado que ya estaba segura pero no estaba en lo cierto, voltee la mirada y descubrí que Tony se habría paso entre las personas que transitaban la callecilla. Un pequeño chillido se me escapo y comencé a correr mas rápido, me metí a un cafetín y resé para que el hombre no entrara. Por suerte para mi, Tony siguió corriendo, al parecer me había perdido de vista. Suspire y fui a la barra.
-          Por favor, me podría prestar una moneda?-le pregunte al que atendía la caja. El joven levanto la mirada y me vio a los ojos. Sentí que lo conocía de algún lado pero no lo reconocí. Era moreno, rasgos finos y cabello negro.
-          Effy, que te paso?- pregunto el y su mirada de serenidad cambio notablemente a una de preocupación
-          Me conoce?- pregunte asustada.
-          Soy yo, Teo- dijo el y recordé. Los vecinos de mi abuela tenían un hijo llamado Teo, un niño con el que jugaba cuando venia de pequeña a pasar vacaciones.
-          Pero que grande estas- se me escapo decir
-          Igual que tu, pero que te paso?- pregunto y el miedo de lo que había pasado hace unos instantes volvió a invadirme y sin evitarlo me eche a llorar en frente de el.
-          Peter encárgate de la caja por mi- le dijo a un muchacho. Teo muy amable me llevo hasta unos sillones alejados de la multitud, se dio cuenta que por la caída que tuve, gran parte de mi ropa estaba mojada y sucia así que me entrego su chompa negra. Agradecí el gesto ya que, tenia mucho frío. Me dio chocolate caliente y espero a que le contara todo. Cuando termine mi horrendo relato, el solo me abraso y dijo bajito- ya paso, ya paso. Ahora estas segura.
-          Tengo que hablar con mi abuela- dije después de unos minutos de silencio al darme cuenta que ya anochecía.
-          No te preocupes le llamare yo- dijo Teo y fue hacia el teléfono.
Mientras tanto yo fui al baño. Al verme en el espejo no me reconocí por algunos segundos. Me veía desastrosa, tenia todo el cabello enmarañado, el rostro congestionado por todo lo que había llorado y el rimel algo chorreado. Ahora entendía por que Teo se había dado cuenta de que algo malo me pasó. Trate de arreglarme cuanto pude y cuando termine salí del baño. Allí frente a la puerta me esperaba Teo.
-          Hable con tu abuela, le dije que yo te llevaría en mi auto, no te incomoda verdad? – negué con la cabeza levemente
-          Gracias Teo.

Esa noche no pude dormir  sola, tan solo cerrar los ojos hacia que esos recuerdos regresaran una y otra vez. Emily durmió a mi lado y dijo que lo haría hasta que yo quisiera. Le agradecí y me disculpe por la actitud que había tenido esa tarde con ella, ya no estaba molesta con mi hermanita ni con Alex, no quería estar molesta con nadie solo estaba asustada y sentía la necesidad de tenerlos junto a mi.

Día 5- La carta

Los días trascurrieron muy aburridos, mi hermano y la abuela habían puesto la denuncia y yo había ido a la comisaría a dar mi declaración y a describir a mis atacantes pero no los habían encontrado a este momento. El miedo que sentía por  salir a la ciudad sola me carcomía por dentro y no dejaba que saliera de la casa. Aun no estaba preparada pero ese día fue diferente. Desperté como cual quier otra mañana, con frío y pesar. Vi el traga luz que estaba enzima mío y descubrí que aun seguía lloviendo, detestaba el clima lluvioso, días como este me daban ganas de no hacer nada, así que me quede en la cama un buen rato.

-          puedo pasar?- pregunto mi abuela mientras tocaba la puerta dos veces.
-          Claro abuela- dije y me recosté en la cama
-          Han dejado esto para ti Effy- dijo mi abuela y me entrego un bolsito. Era mas o menos del tamaño de un cuaderno, era  granate y al contacto con mis dedos descubrí que era de terciopelo. Estaba serrada con un perfecto lazo dorado y delate de el había un papel que decía: para la muchacha de los cabellos negros.  Al leerlo mire a mi abuela extrañada.
-          Eres la única que tiene el cabello negro en esta casa, supuse que es tuyo- dijo mi abuela excusándose.
-          Que raro, pero que es esto?- pregunte  en voz alta
-          No lo se, prefieres que yo lo abra?
-          No, esta bien abuela. Yo lo haré- dije y la abuela se retiro no sin antes darme un beso en la frente.
Estaba nerviosa y tenia temor por ver lo que había allí dentro. Y si Tony había descubierto mi casa y me estaba amenazando?. Negué con la cabeza y trate de sacar esos pensamientos tan negativos de mi, tome aire y abrí la bolsita. Saque lo que había dentro y cuando lo vi, no podía creerlo, mi ipod, mi celular y hasta el dinero que me había dado mi abuela estaban allí junto con una pequeña carta. Estaba atónita, no me lo podía creer. Abrí rápidamente la carta.
  


Siento haber sido tan descortés
Espero que esto enmiende mi error.

P.D.: Ya no te preocupes por esos hombres, no volverán a molestarte mas. Cuenta con mi palabra.













----
Wujuuu ahora si regrese con la nueva historia de Alec Vulturi and you. Espero que les haya gustado, se que el capitulo es corto a comparación del capitulo que escribí en mi otra historia pero publicare pronto, lo prometo!
Se que esta historia comenzara desde cero y no tendrá muchas lectoras al principio por eso quería pedirles que solo si quieren hagan publicidad en sus blogs para que se enteren que regrese =D yo prometo devolverles el favor si algún día mi blog vuelve a tener muchas fans como el otro.  
Por otro lado, muchas gracias por los comentarios en mi otra historia y decirles a todas las que me dejaron sus paginas que las estoy leyendo, a paso de tortuga por que no tengo mucho tiempo, por los estudios y eso, pero las estoy leyendo! =D.

-          Lita: La historia de Mercy  y Alec me a cautivado desde el principio, eres una muy buena escritora y tienes una gran imaginación, la trama en verdad es fuera de lo común y eso es lo que me encanta de tu blog
-           Danhy: Tu historia me dejo O_o es genial!! En verdad me encanto, tratare de hacerte publicidad =) por que una historia tan original como la tuya necesita mas seguidoras.
-          Judit! Tu historia de Alec y Alex me gusto mucho, esa combinación de vampiros y  magos me fascino desde el principio espero que sigas escribiendo =D por que pronto terminare todos los capítulos que me faltan y quiero seguir leyendo mas.


Ha y por cierto, el nombre sigue siendo Alec Vulturi and you porque creo que me identifico mucho con el y no quería cambiar de nombre a pesar de que es otra historia. Al igual que los protagonistas, elegí a Demi por que es con quien vi a Alec desde el principio por eso la elegí como Mía y ahora como Effy. Espero que les agrade.

Lu!!